No quiero compararlo con un orgasmo

1

September 14, 2013 by Aleko de Planeta Lem

“Si sigo opinando lo mismo debe de ser porque no he vuelto a pensar en ese tema” (Jorge Luis Borges)

2004 __

Una escena típica: Son las dos de la madrugada, mi chica duerme y yo estoy frente al ordenador haciendo lo que llamo mi zapping creativo. Este se reparte entre la música, la escritura y la imagen. Con respecto a esta última, ando escaneando dibujos que hice, texturas y manchas, y experimentando con el photoshop. Estoy haciendo un segundo libro similar al anterior, “Sacate la ropa del alma”. Este también reunirá dibujitos, poemas, letras de canciones y fotos. Todavía no he hecho copias del primero. Bueno…hice 4 o 5 copias, creo. Una de ellas se la di a Manu Chao y me dijo que le gustó e inclusive que le inspiró para terminar algunas cosas de un libro que estaba preparando él. Me alegra mucho que algunas ideas mías le inspiren. Mola devolverle algo.

Así que aquí estoy, trabajando en mi segundo libro sin haber editado aún el primero. Soy muy productivo a la hora de crear y bastante poco a la hora de vender. ¿Vivo en un mundo irreal? A veces creo que sí. Es lógico; el subidón creativo es muy fuerte, el gozo que me provoca es incomparable a la satisfacción de ganarme la vida. Pagar el pan gracias a lo que llamo mi arte es altamente satisfactorio, pero el colocón que provoca la creación en el momento que sucede es incomparable. No quiero caer en compararlo con un orgasmo porque es algo muy distinto, pero sí que tienen algún punto en común.

………………………………….
Por momentos, mi tristeza por el estado de salud del mundo es desmedida. ¿Puede ser que me amargue el hecho de la existencia de las guerras? Es una gran imbecilidad por mi parte ya que la guerra es tan común como la lluvia. Es normal, inclusive. Pero me jode. A veces, hasta me amargo porque los medios de comunicación responden a intereses que no son los de informar. Tengo que madurar, enfocar la mirada desde un punto de vista más relativo y positivo. Me cuesta muchísimo superar la amargura de saber que el mundo podría estar organizado a base de cariño y no de miedo y ambición. Esto me recuerda algo que leí:

“(…) toda esa gente ¿Qué hace? ¿Qué piensa?Todos vamos a morir, todos nosotros, ¡menudo circo! Debería bastar con eso para que nos amáramos unos a otros, pero no es así. Nos aterrorizan las trivialidaes, nos devora la nada.”

(Si la memoria no me engaña, es de Charles Bukowsky. Si me engaña, es de otro.)

………………………………….
Aquí vamos los seis Go Lem System y Dimitri (nuestro road-manager holandés) en una furgoneta rumbo al Terra Festival, en Alkmaar. Ésta noche será el anteúltimo concierto de nuestra primera gira holandesa. El noveno y último show será mañana, en el Dunya Festival de Rotterdam. Hemos pasado de una lovely casita super loca y bizarra (que merece un capítulo aparte) a un hotel de 4 estrellas que paga la organización del festival. Esto parece un viaje de estudiantes egresados. Estoy feliz y despreocupado…hasta que recuerdo que en casa ya no somos cuatro. Pekezi, ese hermanito/hijo adoptado por mi corazón, mi gatito negro, se murió hace un mes. Cayó por segunda vez desde el quinto piso hasta la planta baja de mi exhogar. (Exhogar, porque entre los dos tramos de esta gira holandesa nos mudamos a un lugar más grande.) Estoy superándolo, pero no puedo evitar lagrimear durante un rato casi todos los días. La primera semana quedé en trance. Fue la primera vez que la muerte golpeó directamente a la puerta de mi casa. Venía súper agobiado por problemas económicos y otras paranóias, preocupándome, etc. Y de repente se muere mi amigo y compañero, mi protegido, esa máquina de alegría. Me cuesta seguir con este tema porque algunas lágrimas brotan y no me dejan ver bien…Pero lo importante es que hice un click muy fuerte y positivo. La avalancha de dolor vino acompañada de paz. No comprendo porqué. Tal vez fue que aprendí (de una vez por todas y a la fuerza) a aceptar la vida, lo que se da la mano con aceptar la muerte, obviamente. La ira perdió puntos en mi alma, de algún modo me calmé, me entregué. Aunque aún duele mucho recordar esta perdida. Otro día sigo…Aparte, ya estamos por llegar y habrá que descargar la furgo y encargarnos de que nos den de comer.

( más tarde, transcribiendo el texto al ordenador, agregué:)

Ese gato me cambió la vida. Pekezi, The King. Aprendí muchas cosas de él y de la convivencia con un ser que no piensa pero que se relaciona intensamente con los demás. Con él compartía varios de los momentos más lindos de mis días. La perdida es putamente dolorosa. Pero ahora aparece Lolo (mi otro gato) y termina haciéndome reir. Qué bien.

………………………………….
Ahora estamos en otra furgo, con otro chofer y con el volante a la derecha. Es 19 de junio de 2004. Hace una hora aterrizamos en el John Lennon Airport de Liverpool. Nos dirigimos al Beberley Folk Festival. Curiosamente, nos han contratado varias veces para tocar en festivales ingleses de folk. Son sitios donde la gente ha pagado para escuchar música muy distinta a la nuestra y por ahora siempre triunfamos. Es evidente que en el contexto de tres días de violines y canciones parecidas entre sí, nuestra aparición refresca un montón. El público alucina, positivamente. Ayer tocamos en Barcelona y pasado mañana volveremos a hacerlo. Así que ésta es una visita relámpago a Inglaterra. El famoso “toco y me voy”.

………………………………….
Bueno, la cosa es que nace el mes de Julio una vez más. Los Go Lem System estamos volviendo de Köln (Colonia) a Frankfurt para coger el avión a Girona. Luego será el bus a Barcelona y por último, el Metro a casa. Venimos del Summerjam Festival, donde tocaron también varios de nuestros “ídolos del reggae” (por llamarlos de algún modo). Un buen puñado de los fundadores y máximas estrellas del estilo, entre otros: Lee Perry, The Skatalites, Steel Pulse, Culture, Abyssinians, Ken Boothe, Rico Rodriguez, Lucky Dube, Beenie Man, Julian Marley, etc. Algunos de ellos me felicitaron pero como no reconozco sus caras no supe quienes eran. Probablemente tenga yo algunos de sus discos pero mi ignorancia no me permitió devolverles los cumplidos apropiadamente. Por ejemplo, al más joven de los que se acercaron a felicitarme. Yo estaba comiendo, justo después del show, y este rasta vino a darme la mano y a decirme que le había gustado mucho lo mío. Le hice repetir su nombre tres o cuatro veces, no lo entendía. Me vió la cara de “lo siento, ni puta idea” mientras masticaba, de pie y nervioso por la situación…nos despedimos. Horas más tarde me di cuenta de que “My Fran” (lo que yo le entendía) era Michael Franti.

El primer día nos hospedamos en un hotel de cuatro estrellas. Los tres días siguientes, en carpas (tiendas de campaña). Así es el rock and roll…y me gusta. Uno de los conciertos que más disfruté fue el de Ken Boothe, así quiero ser cuando sea viejo. (Si es por pedir, que sea mucho.)

El autobús avanza por la ruta. Lo que más me agrada de Alemania (además de que nos disfruten y nos paguen por ello) son los árboles. Así como tienen el peor café, tienen los mejores paisajes arbolados. (Palabra de exagerado.)
En el Summerjam tocamos dos veces el mismo día; algo bastante excepcional. La primera vez fue la mejor, en el escenario al aire libre. El show empezó con cielo celeste y solazo a tope. Durante el cuarto tema, el aire empezó a cambiar y para la quinta canción ya llovía con viento frío y sin sol. Para nuestra sorpresa se quedaron muchísimos entusiastas bailando y embarrándose al ritmo de nuestra música. Promediaba el séptimo u octavo tema cuando la tarde empezó a aclarar. Terminamos el concierto con el público bailando, aplaudiendo y secándose al sol. Fue emocionante.

………………………………….
Mientras imagino a mi madre en mi casa preparando su maleta para volver a Argentina, sobrevuelo Francia. Pido un té.  Sale 2,50 euros, un robo total. No me sorprende. A miles de metros de altura no hay muchas opciones. (Oferta y demanda, es lo que hay.) Y ya se sabe que las compañías aéreas de bajo coste son hambientos buitres de sonrisa publicitaria.
Ayer tocamos en el Beautiful Days, otro festival inglés. El público como casi siempre bailó, aplaudió y gritó efusivamente. Ésta mañana nos despertamos a las tempranísimas 7 AM para no desaprovechar el desayuno del hotel. Engullimos como zombies. Luego Robbie (el inglés del festival, encargado de llevarnos al aeropuerto de Bristol) hizo su trabajo. Y ahora estoy aquí, en el cielo, con mi té caro.
Terminé el té, aterricé y como seguía con sed me tomé un tren a casa. (Juá juá.) Al llegar herví y devoré unos espaguetis y junto a Mamá y mi hermana volví al aeropuerto. Nos despedimos y otra vez tiré pa’ casa desde El Aeroport del Prat , por segunda vez en el día. Tenía planes, pero también tenía sueño. (¿como dijo Martin Luther King?) Ganó lo segundo y junto a mi Lolo ronroneante me dormí. Mi relación con este felino es bastante distinta a la que tenía con Pekezi. Pero igualmente me da muchas alegrías. Este es más básico y salvaje. Y a la vez es más inofensivo. Gato que ladra no araña.
23ago04.

………………………………….
20:48hs en España. Avanzo rumbo a Santiago de Compostela; me espera una quincena de horas sentado en el bus. Va siendo un año de viajes, la mayoría por trabajo. El trabajo consiste en presentar donde sea nuestro disco “Viaje”. Es un trabajo bestialmente placentero. Veo los rojos digitos de las 21:11 hs. reflejadas en la ventanilla y por un momento creo que son  las 11:15. Enseguida descubro el reloj original (estaba viendo su tramposo reflejo) y se aclara la confusión.
Si hace unos años me hubieran contado que en 2004 iría a trabajar en avión, que mi trabajo sería cantar mis locuras, que amaría a los gatos, y que ya no tendría dinero ahorrado pero sí cierta estabilidad económica gracias a mis canciones, me hubiera costado mucho creer semejantes cosas. Qué bueno…No debo olvidar nunca lo afortunado que soy. Cada vez que se lo permito, la suerte me besa. Todo está en la mente de uno. Hay que hacerle caso a Bruce Lee: Be water, my friend.
Ahora me han entrado ganas de releer el Tao. Cambio y fuera.
………………………………….

Advertisements

One thought on “No quiero compararlo con un orgasmo

  1. lolacanosa says:

    La pérdida de un gatito, un perro, deja un hueco que nunca se vuelve a llenar. Así son las cosas. Quien no ama a sus animales, nunca lo podrá comprender. Yo tuve dos pavos. Los maté para comer-eran para eso- Pero, cada vez que paso por el gallinero, veo sus ojos de cristal, mirándome y siento su glu-glu y me duele en el fondo del alma. Si tuviese veinte, seguro que ni yo los conocería ni ellos a mí. Pero entre ellos y yo, había algo que nos unía. Una sensación compartida. La Gran Cosa.
    Mi hijo Suso me pide que vuelva a comprar pavos. pero nunca más. Pollos, gallinas, cabritos…Pero pavos, nunca.
    Por sus ojos…

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: